Volver Atrás

Comunicado al país de la fundación Elías Wessin y Wessin, en al segundo aniversario de su fallecimiento y conmemoración de la Revolución del 65

GENERAL ELIAS WESSIN Y WESSIN FIGURA PROTAGONICA DE LA HISTORIA DOMINICANA. SIN EL, QUEDARÌA TRUNCO EL VERDADERO CONTEXTO DE LA PATRIA DE DUARTE. WESSIN Y WESSIN PARA MUCHOS, EL GENERAL DE ABRIL PARA OTROS, EL OPUESTO PERMANENTE AL COMUNISMO, EL GENERAL, EL EMBLEMA DEL PQD, COMO QUIERA LLAMARSELE; SE TRATA DE UNA FIGURA CIMERA Y EMBLEMATICA QUE DIBUJÒ CON SUS PROPIAS MANOS, PARTE DE LA HISTORIA Y TRAYECTORIA NACIONAL. TESTIGOS SOMOS TODOS

La Fundación Gral. Elías Wessin y Wessin quiere dejar sentado una vez más, que aspira al establecimiento de la Verdad Histórica, en torno a la figura de nuestro líder-fundador Gral. Elías Wessin y Wessin.

En este caso, entendemos por verdad histórica, la objetividad con que se haga el análisis de los acontecimientos de la República Dominicana en la época post-Trujillo en los que el Gral. Elías Wessin y Wessin jugó un papel estelar.

Sus principios democráticos y sus acciones, aunque diferentes a una franja ideológica del sistema político dominicano, fueron y son coherentes con la otra franja política que abraza las tradiciones y la moderación ideológica.

Por tanto, la heroicidad histórica no es una categoría de las ciencias sociales, es una apreciación colectiva, pero segmentada de una nación; que se origina en un hecho histórico y que se desarrolla según las adhesiones al personaje, sus acciones y la clase política gobernante.

Por eso, para una parte también mayoritaria del pueblo dominicano el Gral. Elías Wessin y Wessin es “el General de Abril” en todo el sentido positivo y político que la expresión conlleva.

“Por la Verdad Histórica”

Reproducimos, a propósito de otro aniversario del 24 de Abril de 1965, la entrevista realizada hace unos años, al General Elías Wessin y Wessin, Presidente y Fundador del PQDC, por el ensayista dominicano, Cándido Gerón.

1) ¿Qué motivó al Profesor Juan Bosch, en 1963, a destituirlo como jefe del Centro de Enseñanza de las Fuerzas Armadas (CEFA)?

Nunca se llegó a concretizar una orden en ese sentido. Si hubo ese intento pienso que el Secretario de las Fuerzas Armadas Gral. Elbys Viñas Román y los Jefes de Estado Mayor persuadieron al Profesor Juan Bosch de no hacer cambios militares en medio de una crisis de gobernabilidad.

2) Cuando la Fuerza Aérea Dominicana decide derrocar al Prof. Juan Bosch, ¿lo hace por órdenes suyas o de motu proprio?

El derrocamiento del gobierno de Bosch fue ejecutado por las Fuerzas Armadas en pleno, lo demuestra el Acta de Deposición firmada por todas las cabezas visibles del mando militar, pero los autores intelectuales del mismo fueron los poderes fácticos de la época: intelectuales enemigos de Bosch, parte de la oligarquía, EE.UU., Iglesia Católica, sindicatos, etc. Es una falsedad decir que el responsable absoluto del hecho fui yo, ¡ni que fuera un Superman!

3) ¿Hubo en esa actitud de la Fuerza Aérea Dominicana acatamiento de los agregados militares norteamericanos?

Los EE.UU. de la guerra fría tenían sus mecanismos de inteligencia para presionar una política que se adecuara a su línea antisoviética. No es cierto que la Fuerza Aérea actuó sola, repito las Fuerzas Armadas en pleno asintieron.

4) Se afirma que al estallar la Revolución de Abril de 1965, usted fue apresado, amarrado y deportado por las fuerzas norteamericanas por negarse a cumplir sus órdenes. ¿Es cierto? ¿Cuáles fueron esas órdenes?

Las fuerzas interventoras rodearon el CEFA, acción que determinó mi salida al exilio. Los militares del CEFA estaban dispuestos a resistir, pero como comandante no iba a permitir un derramamiento inútil de sangre. Nunca fui amarrado, lógicamente fui forzado a salir del país por ser una ficha controversial.

5) ¿Quién o quienes, en realidad, pidieron la intervención norteamericana? ¿Fue el embajador William Tapley Bennet o el coronel Bartolomé Benoit?

Es risible que los historiadores de izquierda y otros escritores piensen que un hombre o un conjunto de hombres puedan mover los resortes de una intervención norteamericana. EE.UU. interviene cuando entiende que pueden peligrar sus intereses. Solo los “bobos” pueden pensar que a EE.UU. había que llamarlo para intervenir. El CEFA les estaba dando una pela a los denominados constitucionalistas, esa gente no tenía frente unificado y ya nos disponíamos a iniciar una ofensiva de infantería y blindados, cuando llegan los norteamericanos. Quiero recordar una vez más, que el CEFA tenía cuatro baterías de cañones de artillería de 120 mm que permanecieron siempre con las lonas puestas, nunca se usaron porque hubieran sido devastadores y muchos inocentes hubieran muerto.

6) ¿Considera usted que el trato que le dieron los norteamericanos fue humillante e ingrato?

Lo defino como normal en una situación como la que se vivía; y en la cual ya yo era un alfil que debía ser quitado del tablero.

7) Se dice que cuando el presidente Lyndon B. Johnson decide tomar la decisión de intervenir el país después del fracaso del intento de sus tropas por cruzar el Puente Duarte, la base aérea de San Isidro se encontraba sin agua, sin luz y con el personal totalmente desmoralizado. ¿Es cierto? O, por el contrario, ¿usted cree que sus tropas habrían podido resistir y dominar la Revolución de Abril?

Después de Trujillo no ha habido una unidad militar con la moral más alta que el CEFA en la historia militar de República Dominicana, tanto en tiempo de paz como en medio de la guerra. Cómo podía tener la moral baja un campamento que estaba dispuesto a enfrentar a las tropas norteamericanas cuando fuimos rodeados. Tropas nuestras cruzaron el puente y se encontraron con el destacamento del CEFA, que siempre estuvo apostado ahí, desde el inicio hasta el final del conflicto. No hubo tal batalla del puente, es uno de los tantos mitos creados para engañar a los incautos. Recientemente Montes Arache lo acaba de confirmar. En ese momento llegaron los norteamericanos y sencillamente nos retiramos. Teníamos energía eléctrica, y avituallamiento de todo tipo.

8) ¿Por qué razón después de ser usted el más feroz enemigo de la Revolución de Abril, en 1974, se une a la candidatura del hacendado Don Antonio Guzmán Fernández para sacar al Dr. Joaquín Balaguer del poder?

Porque Peña Gómez era un demócrata que entendió que el escenario de abril de 1965 no era el mismo de los 12 años de Balaguer, la guerra fría comenzaba a distenderse. Abril de 1965 fue una lucha ideológica, nunca fue personal. Por lo menos para mí nunca lo fue, mis adversarios sí lo han llevado a ese plano; al no tener argumentos caen en el insulto y el menoscabo. Peña Gómez no era así, y por eso nos unimos para sacar del poder al Balaguer de los 12 años, diferente al Balaguer de los 10 años.

9) Hay quienes afirman que su figura ha quedado sepultada históricamente al actuar del lado de las fuerzas contrarias a la Revolución de Abril de 1965. ¿Qué opinión le merecen estos comentarios?

Creo todo lo contrario, la historia me ha dado la razón. ¿Quiénes han gobernado el país después de 1965? Por un lado las fuerzas conservadoras de extracción trujillista de Balaguer y las fuerzas marxistas y liberales que estuvieron con los denominados constitucionalistas. Juzgue los resultados y los discursos, vea la situación actual del país; revise si ha habido cohesión entre el hecho y la palabra, revise las violaciones a la Constitución que en esencia juraban defender en el 1965. Los políticos tradicionales con pocas excepciones, siempre han visto el estado como una “vaca para ordeñar” cada cuatro años. La juventud dominicana tendrá la oportunidad de comparar las dos caras de la moneda y sacará sus conclusiones objetivas de un conflicto armado que fue producto de una época de muchas tensiones entre EE.UU. Y la URSS.

10) ¿Tenía usted conocimiento de que un sector dentro de las Fuerzas Armadas conspiraba contra el triunvirato?

No lo dudo. Recuerde que la división de las Fuerzas Armadas fue un factor que aprovecharon los denominados constitucionalistas para intentar conquistar el poder.

11) ¿Es cierto que desde el Pentágono, usted recibía información a los fines de contrarrestar la conspiración?

Ahora me doy por enterado.

12) ¿Que usted sepa, ¿la CIA y el Pentágono también mantenían informado al Dr. Donald Read Cabral?

Si así fue, Read Cabral no tenía por qué confiármelo. Yo sí manejaba informaciones de los servicios de inteligencia de mi campamento, datos que cuando revestían relevancia se suministraban a Read Cabral como Jefe de Estado.

13) De tener usted y el presidente Read Cabral información sobre dicha conspiración, ¿Qué métodos y estrategias diseñaban para contrarrestarla? ¿Qué instrucciones recibían de la CIA y el Pentágono?

En lo que a mí respecta nunca recibí órdenes de los americanos, quien me conoce sabe bien, que eso no es verdad. Yo estaba concentrado en preparar el campamento del CEFA para lo que venía. La agitación marxista leninista era mi preocupación y mis actuaciones siempre estuvieron enfocadas a servir de bastión contra un régimen totalitario de izquierda.

14) ¿Por qué fracasó la operación pinzas? Que según algunos, consistía en el encuentro entre el sector San Isidro y las fuerzas de la Policía Nacional acantonadas en San Cristóbal y cuyo objetivo era encontrarse en la ciudad de Santo Domingo y de esa manera, sofocar la Revolución de Abril. Se atribuye este fracaso a que el general Montás Guerrero, se quedó apertrechado en San Cristóbal.

Yo sólo contaba con Dios, el CEFA y el pueblo que simpatizaba con nuestra causa de defender la democracia contra el marxismo leninismo. Esos son inventos, parecidos a los “cuentos de nuevo cuño” de la revuelta de abril de 1965 sobre supuestos héroes combatientes y militares “postalitas”, cuya acción más resaltable fue poner los pies en polvorosa. Lo único que quedó fue el CEFA para defender el país de la expansión soviética.

15) ¿Cómo mide usted el costo político de la Revolución de Abril de 1965?

Con el respeto que me merecen todos los caídos de ambos bandos, así como los teóricos de la política. El conflicto de abril de 1965 no era un movimiento revolucionario en el buen sentido de la palabra, fue una guerra por el poder; de un lado los radicales de izquierda y de otro lado las fuerzas conservadoras unas más radicales que otras. Para ser una verdadera revolución debió de haberse levantado todo el país. Aquí solo se peleó en la capital, el resto del país estaba tenso, atento y aupando unos al CEFA y otros a los denominados constitucionalistas. La historia de las revoluciones mundiales muestra que los movimientos revolucionarios atraen siempre una mayoría aplastante del pueblo, que no fue el caso de abril de 1965. La izquierda ha explotado un supuesto costo, lo que evitamos (un régimen opresivo de izquierda) compensa y supera ese discurso barato.

16) ¿Piensa que el sector que usted lideró es el más estigmatizado porque al tener el apoyo de 42 mil marines, no pudo imponerse en la Revolución de Abril?

Se ha intentado estigmatizarnos por medio de una propaganda feroz que se desató a partir de 1965. Acusaciones burdas que no han alcanzado su objetivo de desinformar a las grandes mayorías. Los hombres se conocen más por sus hechos que por las palabras. No fui ni he sido un militar corrupto, tampoco me corrompió la política. Actué convencido de un ideal democrático, que mis adversarios califican de reaccionario. Me gustaría saber la diferencia entre un régimen tiránico de izquierda y otro de derecha. Combatí al primero y rechacé al segundo.

Por otra parte, los 42 mil marines no vinieron a apoyarme a mí, vinieron a defender los intereses económicos de EE.UU. Lo demuestra el hecho de que fui forzado a salir del país contra mi voluntad.

17) ¿A qué atribuye usted ese fracaso?

¿Cuál fracaso? Lo único que fracasó fue el intento de la izquierda radical de instaurar un régimen que conculcara las libertades.

18) ¿Cómo llega usted a Secretario de Estado de las FF.AA., en el gobierno del Dr. Joaquín Balaguer, después de ser enemigo de él y de este acusarlo de conspirador impenitente?

Esa es otra historia, le diré que en el 1985 hubo una reconciliación entre ambas partes que llegó a restañar las heridas. El Gral. Wessin que fue Secretario de Interior y Policía y Secretario de las Fuerzas Armadas era el amigo de Balaguer que había zanjado todas sus diferencias con él. El Dr. Joaquín Balaguer me reivindicó nombrándome en un cargo delicado que ejercí con lealtad y sin cometer ni permitir desmanes contra militares y contra civiles. Recuerde que siempre he sido un hombre de principios y no voy a negar que combatiera al Balaguer de los 12 años, y en las mismas circunstancias hubiera hecho lo mismo. El gobierno de los 12 años era “conspirable”, fue un régimen opresivo e injusto, por tanto, para mí no fue una ofensa cuando Balaguer me dijo conspirador impenitente. El entorno de Balaguer siempre fue un factor de abuso y arbitrariedad. He leído a algunos “guapones” que dicen que si a ellos les hubiera tocado estar en mi lugar en ese momento hubieran hablado. A esos “valentones” los felicito, pero debo mi vida a la prudencia con que me manejé en la ocasión. Usted sabe que cuando un hombre está detenido en las condiciones en que estaba yo, siempre surgen algunos “agüizotes” que les gusta lucírsela delante de los jefes cometiendo abusos. Como yo nunca abusé ni permití el abuso, Dios me preservó la vida. En el gobierno de los 10 años, Balaguer quitó y cambió ese entorno, medida que lo ayudó a reivindicarse como un estadista democrático, aspecto que muchos mezquinos de la política no quieren reconocer. Yo, olvidando las grandes diferencias que tuvimos y que reitero fueron zanjadas, lo reconozco.

19) Cuando el Dr. Joaquín Balaguer lo acusa públicamente de conspirador, ¿en verdad, tenía usted planes de derrocarlo? De ser así, ¿Por qué fracasaron esos planes?

Nunca lo he negado. Había razones más que suficientes para deponer un gobierno que no respetaba los derechos humanos. El plan fracasó, porque como siempre aparecen los Judas. Algunos que tenían que responder fueron sobornados con prebendas y canonjías para usar un término “balagueriano”.

20) Es cierto que los norteamericanos en la revolución de Abril le quitaron el poder que usted sustentaba y se lo traspasaron al Gral. Antonio Imbert Barreras? ¿Por qué hicieron eso?

La política exterior de los EE.UU. a veces hay que adivinarla, realmente no percibí que sucediera eso. El Gral. Imbert tiene sus méritos, que son independientes de los acontecimientos de abril de 1965.

21) ¿Ve usted alguna diferencia entre los principios y valores que enarbolaron los dos bandos de la Revolución de Abril de 1965?

De algo estoy seguro, aun con mis defectos siempre he sido un hombre temeroso de Dios y creo que por eso he vivido y visto muchas cosas; en cambio, por lo menos en esa época, los dioses de mis adversarios eran Marx, Lenin, el Che Guevara y Fidel. Algunos ya han renegado de ellos, pero otros siguen en su afán utópico.

CORRECCION AL DICCIONARIO POLITICO de Cándido Gerón en referencia al Gral. Wessin. (Pág. 645) En 1969 el Gral. Wessin regresa de su exilio en Miami y se postula como candidato a la Presidencia en el 1970 por el PQD. Ante el denunciado y obvio fraude electoral cometido por el Partido Reformista en el poder, el Gral. Wessin inicia un movimiento conspirativo que es develado y es extrañado del país una vez más. Desde el exilio el Acuerdo de Santiago lo postula como candidato a la Vicepresidencia, manteniendo su vigencia política y liderazgo hasta que decide retirarse de la arena política en el 1996.

Deja un comentario